Cachorros Jack Russell Terrier

Coprofagia canina: una costumbre muy molesta

 La coprofagia es el nombre técnico que se le da al consumo de excremento por parte de un animal. Representa una queja común por parte de los propietarios. Además, hay poca investigación sobre este comportamiento. Para proporcionar información relativa a este fenómeno, hemos tomado una investigación basada en varios factores: la incidencia de la conducta en la población canina, la edad de ataque, edad de desaparición, y otros datos cruciales para estudiarla.

Se establecen tres tipos de coprofagia. En primer lugar, está la autocoprofagia, es decir, cuando se trata de un perro que se come su propio excremento. Por otro lado, encontramos la coprofagia intraespecífica, que se refiere a un ejemplar que ingiere la materia fecal de otro dentro de su propia especie. Finalmente, encontramos la coprofagia interespecífica, aquella en que el animal se come los excrementos de otra especie.

posibles explicaciones

Estas son algunas de las razones que esgrimen los expertos:

* Buscando la atención: cuando el perro practica la coprofagia, el dueño tiende a retarlo y por tanto, le presta atención. Esto puede ser una secuela de una enfermedad que tuvo como síntoma la coprofagia. Una vez solucionada la enfermedad, es posible que el animal continúe con la costumbre de comer heces con el objetivo de recibir la atención del dueño. Esto es improbable en animales bien tratados.

* Conducta de Alelomimética: el perro observa el dueño recoger el excremento y aprende de ti a levantar la materia fecal.

* Conducta sabia: es posible que el perro observe a otros de su especie llevar a cabo este comportamiento y los imite. De tal modo, desarrolla el aprendizaje de otros perros dentro de la casa o de vecinos.

* Conducta maternal: una perra que acabe de dar a luz, practicará la coprofagia con sus cachorros. Se trata de una conducta muy normal que atiende a diversas teorías. Una de ellas afirma que la madre lo hace para mantener el lugar lo más limpio posible, es decir, una práctica higiénica que en estado salvaje aleja los depredadores. Otra hipótesis señala que esta actividad forma parte del estímulo necesario para desencadenar los reflejos de micción y defecación en los bebés mediante el masaje en la zona.

* Conducta de la dominancia: se han dado casos de perros sumisos que consumen el excremento de los más dominantes dentro de la misma casa. Hay otros ejemplos en la naturaleza donde los miembros dóciles de un grupo desarrollan estas prácticas.

* Refuerzo: algo en comer el excremento refuerza la conducta como, por ejemplo, el gusto. Concretamente dentro del tipo interespecífico, los perros consideran el excremento de los gatos como un bocado suculento.

* Frecuencia y calidad del alimento: muchas personas sólo alimentan al perro una vez al día, otros postulan que los perros se les debe administrar comidas múltiples a lo largo del día y otras no establecen una frecuencia determinada. Es importante que los alimentos balanceados que le compres sean de reconocida calidad. Al margen de que una falta de fibra en la dieta podría derivar en coprofagia, nuestra mascota puede comenzar a practicar como costumbre para complementar su horario de comida y cumplir esta necesidad.

Variedad de tratamientos

Si la coprofagia persiste, lo más recomendable es que acudas al veterinario para que compruebe el estado de salud de tu perro y determine cómo hacer que la coprofagia sea simplemente un episodio pasajero. Sin embargo, aquí recogemos algunos de los tratamientos e indicaciones más frecuentes:

* Tiernizadores de carne (enzimas digestivas): algunas personas añaden enzimas en la dieta de un animal coprófago. La sospecha es que estas enzimas funcionan mal y llevan a que el perro ingiera su excremento para conseguir una entrada apropiada de nutrientes. Sin embargo, otros informes avalan este método.

* Prohíba (TM) (R) o similares: este es un suplemento de polvo agregado a la comida del perro. Lo que producen es un mal gusto en las heces, si bien su eficacia no se ha demostrado de forma definitiva.

* Aversión al sabor: este es el tratamiento más común para la coprofagia. Se aconseja a los propietarios que pongan una especie o salsa, preferiblemente picante, el excremento de sus perros. Previamente, debemos hacer que nuestro perro huela esta sustancia e intente ingerir, así asociará su olor particular con el sabor desagradable de la misma. Debe usar todo el tiempo para conseguir mejorar dicha conducta. Cada excremento debe tener salsa picante u otro aditivo el paladar no tolere con gusto.

 * Otros aditivos: hay varias docenas de tratamientos químicos encaminados a evitar la coprofagia, incluso remedios de homeopatía. Algunos suplementos naturales que se han sugerido incluyen la calabaza, la menta, la papaya, la semilla de anís y la piña.

* Reto o castigo: suele intentar para evitar todos los comportamientos negativos como, por ejemplo, ladrar. Los dueños piensan que regañando a su animal por haber bordado, éste dejará de hacerlo. El castigo casi nunca funciona y generalmente trabaja como refuerzo de la conducta, para que el animal recibe la atención de su dueño, que es lo que realmente quiere. Sin embargo, esto sólo debería usarse como un último recurso.

* Ignorando: es una actitud que surge como consecuencia después de haber entendido que castigar no sirve. Definitivamente, es mejor que regañar o castigar, pero probablemente no tan eficaz como reforzar con atención o con una recompensa una conducta buena.

* Bozal: si tu perro realiza esta conducta cuando está solo o come el excremento cuando lo sacas a la calle, un bozal puede ser una solución práctica al problema. Si lo tolera bien, el perro podrá llevarlo puesto por períodos extendidos de tiempo. Esta puede ser una de las maneras más directas de tratar con un perro que es coprófago y difícil de supervisar.

 * Recoger las heces: esta es una estrategia para prevenir el acceso al excremento por el animal. En casos extremos de coprofagia, deberás col • colocar a tu amigo un bozal, siempre que sea imposible levantar rápido heces. Recogiendo rápidamente la deposición e impidiendo al animal comer excremento durante los paseos en general es suficiente. No dejes que el animal vea cuando levantas las heces para evitar la conducta mimética. A menudo esto puede romper el ciclo de esta conducta.

* Espera: algunos casos admiten que, al ser una conducta que ocurre a menudo en perros jóvenes, lo único que hay que hacer es esperar a que crezca.

 * Refuerzo positivo: se trata de reforzar otra conducta en lugar de la coprofagia. Cuando tu animal de compañía esté a punto de comerse sus deposiciones, utiliza órdenes con voz suave como 'Déjalo', 'Vamos', 'Sede' o tirar una pelota o algún otro juguete. La idea es distraer al perro por algún tiempo para que recojas el excremento sin que lo vea, además de hacer que se olvide de su costumbre.

 * Combinación: es casi imposible recomendar un solo tratamiento para el mecanismo y las razones por las que los perros lo hacen son desconocidas, por lo que imposible establecer cuál sería la terapia de modificación de conducta más eficaz. Es probable que una combinación entre el refuerzo de comportamientos deseados y la recogida del excremento sea lo mejor para el tratamiento de coprofagia.

Complicaciones graves:

En general, la coprofagia es un hábito que molesta a los propietarios. Lo más crítico es la posibilidad de ingerir parásitos internos. Normalmente, esto ocurre sólo si el perro come el excremento de perros desconocidos infestados o las heces de animales salvajes. Desparasitando frecuentemente los animales, se evitará el riesgo de contraerlo. Por otra parte, es posible que se transmitan otros organismos como el Toxoplasma, presente en las deposiciones de los gatos y causante de la toxoplasmosis. Es esencial que mantengas al perro lejos de la bandeja sanitaria de los felinos domésticos que tengas en casa.

También es posible que las heces, si están mucho tiempo sin retirarse, pueden infestar con larvas de mosca, bacterias, hongos, etc. Alejar tu mejor amigo de las heces que encuentre durante el paseo y retira cualquier excremento viejo lo antes posible si tienes en tu hogar una zona exterior. Algunas enfermedades virales caninas importantes también pueden ser transmitidas por vía fecal-oral y la infección podría ser el resultado de coprofagia intraespecífica de perros infectados. La hepatitis y la parvo virosis son dos enfermedades muy serias que pueden transmitir de esta manera.


DEL CAMI RAL @ / Telf. 93.650.20.17 699.539.652 / info@delcamiral.com
C/Sant Josep 1, Corbera de Llobregat 08757 Barcelona


Resolución de litigios en línea en materia de consumo conforme al Art. 14.1 del Reglamento (UE) 524/2013: La Comisión Europea facilita una plataforma de resolución de litigios en línea que se encuentra disponible en el siguiente enlace: http://ec.europa.eu/consumers/odr/